martes, 6 de septiembre de 2011

domingo

El domingo a la noche
lo sentí como la inhalación profunda que precede al chapuzón.
Nunca antes lo había sentido así y me pregunté porqué.
He aquí mi interpretación:
En la pileta que es mi semana,
me estoy adentrando en aguas profundas,
ahí donde "sólo pueden meterse los grandes
y los más chicos no hacen pie".
Una buena bocanada de aire
quizás ayude para mantenerme a flote.

2 comentarios:

  1. el agua relaja, no está mal sentirse así un domingo x la noche.

    ResponderEliminar
  2. capaz el domingo a la noche te sentías chiquita?

    ResponderEliminar

apunto